Cambios entre RD y Haití

Post Reply
Pedro Cuevas

Cambios entre RD y Haití

Post by Pedro Cuevas » Fri Oct 07, 2005 10:41 am

Frontera
Cambios entre RD y Haití
El país y su vecino buscan establecer mejores vínculos de cooperación
Por Javier Valdivia / El Caribe
Domingo 27 de febrero del 2005 actualizado a las 12:10 AM


Encuentro. El embajador José Serulle Ramia habla durante un encuentro en su residencia hace dos semanas. A su lado, el canciller haitiano Hérard Abraham. (Javier Valdivia)

Entre Jimaní y Malpasse, en la frontera entre Haití y República Dominicana, cinco minutos bastan para palpar la miseria que se profundiza desde el territorio sur dominicano, hacia al oeste, a través de la carretera que conduce a la capital haitiana.

Pero la pobreza no es el único factor común en esta parte de la isla; el recelo se nota incluso detrás de la diferencia de idiomas y del color de la piel, sin contar los orígenes y sus mutuos alegatos.

En poco más de siglo y medio, las relaciones entre las dos ún
icas naciones que habitan La Hispaniola no parecen haber avanzado lo suficiente y en ocasiones estuvieron amenazadas por eventos particularmente críticos.

El casi perpetuo conflicto político haitiano, sumado a la migración ilegal, el narcotráfico y otras actividades ilegales, han planeado sobre los esporádicos esfuerzos para lograr un acercamiento.

“Hay indicios más que suficientes, por los cambios en el sistema internacional, por la propia naturaleza de la crisis (haitiana), y por la conciencia de los aparatos burocráticos del estado, en particular de esta administración (dominicana), de que existe un cambio en la actitud política y en el esquema de relaciones dominico-haitiano del lado dominicano”, dice Wilfredo Lozano, director general del Centro de Investigaciones y Estudios Sociales (CIES). “Yo creo que se está construyendo un nuevo esquema”, señala el experto.

Hace dos semanas, en la residencia del embajador dominicano en Haití, José Serulle Ramia, algo de lo que dice Lozano pudo
haber pasado.

En presencia de la mayoría del cuerpo diplomático acreditado en Puerto Príncipe y del propio canciller haitiano, Herard Abraham, Serulle expresó el compromiso del gobierno del presidente Leonel Fernández para reforzar los “lazos de amistad y cooperación” entre ambos pueblos. Abraham también destacó el estrecho vínculo que lo une a República Dominicana y el deseo de mejorar el nivel de las relaciones entre ambos países.

Pasado. Las buenas intenciones de ambos funcionarios choca un poco con el acostumbrado trato entre Puerto Príncipe y Santo Domingo. En toda la Historia, sólo un gobernante dominicano visitó la capital haitiana y dos lo hicieron a pocos metros de la frontera dominicana.

Aparte de eso, algunas misiones comerciales y la creación de comisiones mixtas bilaterales, son los únicos antecedentes que pueden ser mencionados para destacar los esfuerzos que se han realizado.

“Las comisiones no han sido muy fructíferas en el sentido de que modifiquen totalmente e
l contenido de las relaciones, pero creo que han sido pasos interesantes con todo y sus limitaciones. Lamentablemente la comisión mixta, como los esfuerzos que ahora se hacen, no solamente están asediados por toda una secuela de prejuicios, sino también por cierta inercia burocrática”, dice el director del CIES.

De cualquier manera parece evidente que hay un interés por relanzar el trabajo de acercamiento y hasta el propio primer ministro de Haití, Gerard Latortue, comparte este optimismo. “Es la primera vez que tenemos este tipo de relaciones, personales también; y ahora con el nuevo ministro de Relaciones Exteriores, también un amigo de República Dominicana, las cosas marcharán muy bien”, dijo Latortue hace dos semanas.

En concreto, el gobierno dominicano ha dado pasos importantes para promover un escenario de buena vecindad. En diciembre del año pasado se propuso reunir en Santo Domingo a los países que integran la misión de la ONU para la estabilización de Haití; también a fines del 2004 se
realizó una importante feria ecoturística en la zona comprendida entre Jimaní y Font-Paraison, con la participación de exponentes de ambos países, y no hace poco una de las más numerosas misiones comerciales dominicanas viajó a Puerto Príncipe para evaluar la posibilidad de hacer negocios.

Del lado haitiano, Latortue está interesado en promover un mercado común y en lograr que más empresarios dominicanos inviertan en Haití.

Para lograr todo esto el camino será largo y difícil de recorrer, pero como dice Lozano, el director del CIES, al parecer se está yendo en la dirección correcta. “Más que leer a RD como una nación que está cargando con los costos o los problemas de Haití yo vería este país como un vecino cuyas relaciones debemos ordenar, pero que de la misma nosotros podemos sacar grandes beneficios y no solamente económicos”, dice el experto.

Proyectos detenidos

El jefe de la Misión de Estabilización de la ONU en Haití, el chileno Juan Gabriel Valdés, denunció que la falta
de aportación de la ayuda financiera prometida por los países está bloqueando importantes proyectos de reconstrucción. Valdés destacó la urgente necesidad de estos proyectos que el país caribeño tiene para afrontar su recuperación económica y social, así como para fortalecer las instituciones democráticas.

“RD quiere ayudar a crear riqueza en Haití”

El embajador dominicano en Puerto Príncipe, José Serulle Ramia, comprometió la ayuda de su país para "la creación de riquezas en Haití". Durante la celebración del 161 aniversario de la independencia de República Dominicana en la embajada de ese país en Haití, Serulle Ramia hizo un llamado la noche del viernes a "la paz y armonía total" entre estas dos naciones que comparten el territorio de la isla La Española.

El primer ministro haitiano, Gérard Latortue, el canciller haitiano, Hérard Abraham, miembros del Consejo Electoral y del "Consejo de Sabios" participaron en esta ceremonia junto al presidente de la Junta Central Electoral dominic
ana, Luis Arias, quien ofreció la ayuda del organismo para la realización de los comicios en Haití. En nombre del gobierno haitiano, Abraham afirmó la disposición de la actual administración a colaborar con la República Dominicana. "Estamos unidos por un mismo destino", dijo el funcionario haitiano.

"Vencer la desconfianza no es algo imposible”

Wilfredo Lozano, director del Centro de Investigaciones y Estudios Sociales
Wilfredo Lozano tiene sus dudas con respecto a la nueva ley de migración. Según el experto, el Congreso asumió las bases iniciales de un texto que se había acordado, pero intentó resolver por la vía de ley un problema que no es precisamente objeto de la legislación.

¿Hay una nueva perspectiva para abordar el tema haitiano?
Yo creo que sí. Creo que positivamente, el actual gobierno ha dado señales muy claras de un giro en el enfoque de lo que son los lazos y las relaciones dominico-haitianas y esto es muy importante: Por primera vez, de manera razonablemente explí
cita hay, en muchos años, una intención de esta naturaleza.

¿Cómo vencer la desconfianza?
Uno de los problemas más difíciles de vencer en ese ámbito en que los estados que establecen relaciones se genere en el espacio de confianza recíproco que les permita creer en lo que acuerdan y sostener el resultado de esos acuerdos; eso es muy difícil. En el caso dominicano hay todo una historia de prejuicios y preconcepciones y de conflictos reales. Es un problema difícil de resolver, pero yo no digo imposible.

Pero la gente común se sigue mirando con demasiado recelo.
Hay que matizar eso. Naturalmente uno tiene la propensión a querer bajar el grado de importancia de este problema de las percepciones del ciudadano común, pero no deja de ser cierto que en efecto hay toda una secuela de prejuicios y de antagonismos que se expresan en el hombre común dominicano y haitiano, en una cierta aprehensión frente al otro con signos distintos según el lado de la frontera.

¿Hasta qué punto RD tiene respon
sabilidad en el tema de los ilegales?
Yo creo que esto uno tiene que asumirlo con objetividad y ver la verdadera naturaleza del problema. Creo que este es un problema complejo donde evidentemente hay responsabilidades dominicanas tanto como haitianas, pero con signos distintos.

Al fin y al cabo, quien ofrece los empleos es del lado dominicano. Y no podemos enfrentar la presencia de mano de obra inmigrante con los instrumentos jurídicos formales que hasta hace poco tenía el país.

Si esto no se acompaña de una política migratoria moderna, que dé un ordenamiento diferente al tema, convirtiéndola en un verdadero mecanismo de desarrollo y deje de percibirse la cuestión migratoria como una especie de conspiración o gran componenda contra la nación dominicana, si no se monta una política moderna que nos permita generar los controles debidos de esa migración, tampoco vamos a avanzar.

Hay que dimensionar el tema en el ámbito económico y social y ordenar la economía para ir transformando e
l contenido de la migración.

¿Es un mito decir ahora que Haití es una carga para RD?
Yo creo que sí. Decir que porque tenemos una inmigración masiva de medio millón de haitianos en el país nosotros estamos resolviendo los problemas de Haití, es una manera poco elegante de enfrentar una realidad.

Lo primero es que ese medio millón de personas que trabaja, más que leerlo como una carga es una parte de un mercado laboral barato del cual se benefician nuestros empresarios y la economía dominicana, esoes un hecho.

Post Reply